En la fachada de uno de los lugares más representativos de Medellín, demostramos que los grandes se divierten diferente.