Al igual que los soldados heridos en combate, Colombia no puede parar. Debe seguir avanzando con optimismo y determinación.